Phalaenopsis: cuidados fáciles

rs Phalaenopsis malva en cristal 2

Me han regalado una  orquíedea Phalaenopsis, ¿y ahora qué?

Para muchos las orquídeas llevan aparejada una fama de delicadas o poco duraderas que de la que en absoluto son merecedoras. Simplemente son plantas que requieren otro tipo de atenciones y que con unas fáciles instrucciones os serán muy sencillas de cuidar.

Las orquídeas variedad Phalaenopsis son plantas epífitas, es decir, crecen en las ramas de los árboles o en medio de las rocas, por eso si os fijáis su tierra no es un sustrato como el del resto de las plantas si no una mezcla de cortezas para que el aire circule mejor.

Sus raíces no buscan tierra para captar nutrientes si no que los cogen del agua de lluvia y la materia orgánica que ésta arrastra en la superficie de arboles y rocas. Este es el motivo por el que no debemos cortar las raíces aéreas que sobresalen junto a las hojas.

¿Dónde colocarla?

envio flores ourense

El lugar donde coloques tu planta de Phalaenopsis es absolutamente fundamental para su supervivencia.

La Phalaenopsis es, en nuestro país, una planta de interior.

Necesitan un lugar con mucha luz pero sin sol  directo, al menos en las horas más fuertes del día. Su lugar favorito es cerca de una ventana con una cortina ligera.

No le gustan los ambientes cargados (humos, tabaco, contaminación, vapores orgánicos, etc.) ni los cambios bruscos de temperatura. Tampoco le conviene estar cerca de fuentes de calor que resequen el aire.

La temperatura ideal para ellas está entre los 15 y 30 grados y para favorecer la floración la temperatura diurna y nocturna deben oscilar en al menos 5 grados. Un truco: para aumentar el calor durante el día puedes acercarla más a la ventana y  por la noche alejarla del cristal.

Si a la planta le gusta su sitio, es decir, crece, se desarrolla y florece, procura no moverla de lugar.

 

¿Cómo debo regarla?

Al ser una planta tropical precisa de humedad ambiental, si tu ambiente en casa es más bien seco trata de pulverizarla de vez en cuando.

Utiliza agua baja en cloro, para ello puedes recoger agua en una botella y dejarla abierta durante la noche, el cloro se evaporará.

Es importante que a la hora de regarla no dejes agua en un platillo o al fondo de la maceta. Vacía el sobrante o coloca guijarros o arcilla en la base,  pues el agua acumulada puede provocar la proliferación de bacterias en la raíz matar la planta.

El riego ideal es por inmersión, sumergiendo durante 5 o 10 minutos la maceta en un recipiente con agua y retirándola hasta que escurra para posteriormente devolverla a su lugar.

La planta debe regarse cuando el sustrato se seca, es decir, no debemos mantener siempre la cascarilla empapada, debemos dejar que airee entre riego y riego.

 Un truco: observa las raíces, si tiene un tono plateado o blanquecino es el momento de regarla, observarás que su verde es mucho más intenso cuando están hidratadas.

 

Alimento extra

Al igual que pasa con otras plantas el sustrato va perdiendo minerales y propiedades con el paso del tiempo por lo que necesitamos añadir abono a nuestra Phalaenopsis para que crezca fuerte y mejore su floración.

Debemos usar un abono específico de orquídeas ya que sus necesidades no son las mismas que otras plantas.

Existen diferentes productos en el mercado, desde líquidos para añadir al agua, clavos monodosis, pastillas efervescentes…consulta en tu floristería habitual elige el que más cómodo te resulte.

Para su dosificación sigue las instrucciones del fabricante. Por regla general el abonado debe hacerse cada 3 o 4 semanas.

Truco: riega primero levemente solo con agua y después añade  el fertilizante y vuelve a regar, así evitas la concentración excesiva de minerales que puede ser lesiva.

Tiene una maceta muy pequeña, ¿la trasplanto?

En realidad la phalaenopsis apenas necesita espacio para crecer de un modo sano por lo que el tamaño la maceta con la que se suele comprar es suficiente.

Sí se recomienda cambiar el sustrato, no la maceta, como mucho cada dos años porque con el tiempo se desgasta y puede acumular sales que perjudiquen a la planta.

Lo ideal es usar bases transparentes o traslúcidas que favorecen la fotosíntesis a través de la raíz.

El cambio o trasplante ha de realizarse cuando la orquídea no esté en floración, para evitar la posibilidad de dañar o provocar la caída de las flores.

rs Phalaenopsis Cerámica diseño 3

Recuerda que el sustrato de orquídea es diferente al de otras variedades de  plantas con lo cual debes usar uno específico para ellas y sobretodo no deben compartir maceta con otras especies de plantas de necesidades distintas.

 

Podar o no podar

Muchas veces os preguntáis que hacer con las varas de la phalaenopsis una vez haya perdido la flor.

Si la vara sigue verde es mejor no cortarla. De esa vara pueden brotar nuevas yemas de flor o lo que es más interesantes: keikis, que son esquejes enraizados que puedes trasplantar a otra maceta.

Los keikis son uno de los modos de reproducción de las orquídeas, pueden tratar de provocarse podando a la altura de la segunda yema y retirando un poco la piel para dejar que airee, pero no es recomendable si no tienes experiencia.

Si por suerte ves que en tu vara verde empiezan a salir unas hojitas con raíces aéreas entonces ¡tienes un bebé! déjalo unido a la madre hasta que alcance un tamaño suficiente para pasarlo a otra maceta. Pulverízalo para mantener su humedad y al trasplantarlo no lo entierres demasiado, deja al aire las raíces más fuertes.

Si la vara se seca entonces puedes retirarla ya que la nueva flor volverá a salir desde la base de las hojas.

 

Como véis, tampoco es tan difícil, ¿no? Disfrutad de vuestras preciosas phalaenopsis y si no tenéis ninguna ¡venid a por ella! O también podéis pedirla en nuestra tienda online.

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *